Aunque la razón de ser de un taladro es hacer agujeros, se van añadiendo nuevas funciones a esta herramienta como las funciones de martillo o atornillador. De igual modo, con el control de la potencia y velocidad permiten otras funciones. El precio de un taladro variará según el número de opciones que disponga éste.

En esta pequeña guía repasamos los conceptos básicos que se deben tener claros antes de adquirir cualquier tipo de taladro.

Si necesitas un taladro para un uso básico la mejor opción es un modelo con batería recargable de litio. Aunque carecen de la potencia de los taladros profesionales, son muy fáciles de manejar y se pueden utilizar en todo tipo de superficies domésticas.

Si lo que necesitas es realizar trabajos más complicados o vas a utilizar el taladro asíduamente, lo mejor es un taladro eléctrico de mayor potencia con esfuerzo de torsión elevado.


Tipos de taladro

Taladro inalámbrico

Los taladros inalámbricos funcionan con una batería de litio recargable. Esto nos permite utilizarlo donde necesitemos sin tener que tener una toma de corriente.

Ofrecen una perforación rotativa de alta velocidad que nos permite trabajar en madera, metal y paredes interiores sin ningún problema. Muchos de ellos también cuentan con la función de atornillado.


Taladro combinado

Los taladros o martillos combinados cuentan con perforador rotativo de alta velocidad, atornillador y martillo. La función de martillo es la que nos permite trabajar en superficies duras. Si quieres taladrar hormigón, necesitarás un taladro combinado.

  • Modo de perforado rotatorio: Es el modo recomendado para las tareas básicas como pequeños agujeros en la pared, madera, metal o plásticos. Se utiliza sin modo martillo.

  • Modo martillo: Para poder trabajar en superficies duras como el hormigón, el perforado rotativo se potencia con una acción martillo que hace golpear la broca miles de veces por minuto. Se recomienda el uso de brocas de carburo de tungsteno. 

  • Modo atornillador: El taladro en modo martillo viene también con una función de atornillado a baja velocidad y con mayor fuerza de atornillado, ideal para colocar tornillos y anclajes.


Taladro de percusión

Los taladros de percusión rotan a alrededor de 3.000 revoluciones por minuto. Para incrementar su potencia su acción martillo golpea a alrededor de 40.000 veces por minuto. Las tareas de bricolaje del hogar y piedras blandas como la piedra caliza, el hormigón ligero o las baldosas no son un problema para estos taladros. Disponen de 3 modos de trabajo: taladrar con percusión, sin percusión y cincelado.

La principal diferencia con respecto a los taladros convencionales es la posibilidad de seleccionar un movimiento de percusión que acompañe al de rotación, de modo que facilita la perforación de materiales de gran dureza como el hormigón o el granito. En este tipo de superficies provoca una fuerte vibración en el taladro y más ruido porque es necesario empuñar con más fuerza para activar la acción martillo.

Al elegir un taladro percutor es recomendable buscar una potencia de unos 700 W. con posibilidad de ajustar la velocidad de rotación de la broca, así como conectar y desconectar el modo percutor.


Elementos del taladro

Una vez elegido el tipo de taladro, debes tener en cuenta las distintas partes del taladro y sus características:

Brocas SDS. La mayoría de taladros con martillo necesitan brocas especiales SDS. Estas encajan en el mandril del taladro (parte giratoria) y permiten que la broca sea propulsada hacia adelante. Para taladrar sin usar la acción martillo o para hacer pequeños agujeros en metal necesitarás brocas normales. Algunos taladros tienen mandriles separados para estas brocas, pero en la mayoría se atornilla un adaptador al mandril de SDS, aunque este suele ser difícil de controlar y hace el taladro más pesado.

Tamaño y peso. El tamaño y peso del taladro puede variar sensiblemente. Algunos martillos pueden pesar hasta 5 kg. La mayoría de usuarios lo encontrarán demasiado pesado para sujetarlo mientras realizan un perforado básico en casa. Un taladro pequeño será más cómodo y fácil de usar en espacios domésticos.

Mandril. El mandril es la sección que sujeta la broca. Los taladros modernos tienen mandriles sin llave y la mayoría soporta brocas de entre 0,5 mm a 10 o incluso 13 mm.

Velocidades. La mayoría de taladros modernos disponen de dos velocidades. Una a baja velocidad y una fuerza de giro más alta, ideal para el atornillado. Otra a mayor velocidad para el perforado rotativo. No es recomendable adquirir un talado con una velocidad única ya que es posible que falle en el atornillado o en el perforado.

Esfuerzo de torsión. Los taladros eléctricos vienen con distintos esfuerzos de torsión. Esto permite escoger el nivel de fuerza de giro de cada potencia y evita daños en el tornillo o la superficie. Lo habitual es usar un esfuerzo de torsión más alto para los tornillos más grandes y si no estás seguro de cuál necesita, empieza por un esfuerzo bajo y ve incrementándolo.

Potencia de motor. Si compras un taladro eléctrico deberás tener en cuenta la potencia. Normalmente, a mayor potencia, mayor rapidez para acabar el trabajo y más tiempo dura el taladro sin sobrecalentarse y sin necesidad de recarga. Pero el taladro necesita convertir su potencia de forma eficiente. Uno de 18V es ideal para perforaciones más duras.

Para ver nuestra selección visite nuestra sección de Herramienta Eléctrica