Reguladores de pH

La Importancia de comprobar y ajustar el pH del agua de la piscina

El pH es la medida de la alcalinidad o acidez del agua de la piscina. La escala de valores de pH oscila entre 0 y 14 upH, entendiéndose por pH neutro el valor intermedio que es 7. En general el valor recomendado para el pH del agua de la piscina varía entre 7,2-7,6 upH.

Es recomendable como mínimo una vez al día comprobar el valor del pH y del cloro de la piscina; si existe un número amplio de bañistas es recomendable aumentar el número de analíticas a dos diarias.

Para poder realizar una analítica del pH se pueden usar diferentes métodos:

Piscinas con valores de pH superiores o inferiores al rango de pH ideal (7,2-7,6) causan los siguientes efectos:

pH Superior a 7,8

  • Consumos elevados de desinfectante.
  • Irritaciones en las mucosas, ojos y piel.
  • Obstrucción de filtros.
  • Precipitación de las sales de calcio.
  • Opacidad del agua (Enturbiamiento).


pH Inferior a 7

  • Irritaciones en las mucosas, ojos y piel.
  • Corrosión de las partes metálicas.

 

La mayoría de los productos que se usan en el tratamiento del agua de las piscinas, solo actúan eficazmente a un rango o valor de pH del agua de la piscina concreto (sobre todo los productos usados como desinfectantes del agua, cloros sólidos, hipocloritos, bromo, etc.), de ahí la importancia de comprobar este parámetro.

Los reductores o aumentadores de pH si son líquidos, se deben aplicar con bomba dosificadora y así evitar accidentes por salpicaduras.

  

CORRECIONES DE pH

PARA SUBIR PH ES NECESARIO AÑADIR UNA BASE O ÁLCALI:

  • Carbonato de Sodio Polvo.
  • Bicarbonato de Sodio Polvo.
  • Hidróxido Sódico líquido.

Visite nuestra oferta de incrementadores de pH haciendo click en este enlace: Incrementadores de pH

PARA BAJAR pH ES NECESARIO AÑADIR UN ÁCIDO:

  • Bisulfato Sódico Granular.
  • Ácido Clorhídrico Líquido 33% (SALFUMÁN).
  • Ácido Sulfúrico solución 38-40%.

Visite nuestra oferta de reductores de pH haciendo click en este enlace: Reductores de pH

Acido Clorhídrico (20%) como reductor del pH

PROS:

  • Disminuye el pH de un agua al aportar protones al agua.

CONTRAS:

  • Mayor consumo de producto.
  • Requiere mayor cantidad de producto para disminuir 1 unidad de pH
  • Produce ambientes corrosivos: En lugares con una humedad relativa elevada y poca ventilación (condiciones típicas en los cuartos de máquinas de las piscinas), la utilización de ácido clorhídrico favorece la corrosión de los componentes metálicos de los distintos aparatos presentes (bombas, intercambiadores, contadores, etc.) debido al ambiente altamente corrosivo que genera su uso.
  • Favorece la corrosión: La dosificación continuada de ácido clorhídrico o ácido muriático, para regular el pH de una piscina, favorece la corrosión de los metales que están en contacto directo con el agua, produciéndose lo que se conoce por “fatiga por cloruros”.
  • Extremadamente peligroso de manipulación: El ácido clorhídrico al ser un líquido higroscópico, humea con el aire húmedo (ambientes con elevada humedad relativa) dando vapores irritantes y corrosivos para las mucosas respiratorias, oculares, digestivas y de la piel, produciendo una irritación intensa de la nariz, los ojos y la garganta. En caso de exposición repetida o prolongada puede producir hemorragia nasal y bronquitis crónica.
  • Aporta Cloruros a las aguas residuales: La Normativa vigente establece que no se podrá superar la concentración de cloruros de 2000 a 2500 mg./l en las aguas residuales.


ACIDO SULFURICO (38-40%) como reductor del pH

PROS:

  • Disminuye el pH de un agua al aportar protones al agua.
  • Menor consumo de producto: Requiere menor cantidad de producto para disminuir 1 unidad de pH que con un Ácido Clorhídrico al 20%.
  • Menor peligrosidad de manipulación. Siempre y cuando se tomen las medidas de seguridad y protección adecuadas.
  • No produce ambientes corrosivos. Con lo cual se alarga la vida de los componentes metálicos.


CONTRAS:

· Aporta Sulfatos a las aguas residuales: En a Normativa vigente se establece que no se podrá superar la concentración de sulfatos de 1000 a 1500 mg./l en las aguas residuales. Por descomposición de dichos sulfatos (desc. anaerobia) se produce, entre otros compuestos, ácido sulfhídrico causante del típico olor a huevos podridos.


Nuestro equipo de especialistas de PoolGardenShop.es, pueden atender cualquier duda que le surja a través de nuestros canales de comunicación, chat on line y facebook.